Suelos laminados

Parquet laminado, material funcional y estético

PARQUET LAMINADO: Creado a principios de los años 90, el laminado ha revolucionado el mundo del revestimiento de suelos. Su resistencia a los arañazos, a la abrasión, a los golpes, a las quemaduras de los cigarrillos, la diversidad de sus diseños y la facilidad de mantenimiento explican su éxito. Criticado por los seguidores del parquet tradicional, se presenta sin embargo como una alternativa de calidad para todos los que buscan un material a la vez funcional y estético. Este tipo de suelos están indicados para todo tipo de superficies desde domicilios con poco tránsito hasta grandes superficies con mucho tránsito, utilizando en cada caso el laminado indicado para cada tipo de uso.

Los suelos laminados son una alternativa económica a la madera, que imitan con gran realismo. Se caracterizan por una composición en capas que les hace más resistentes al desgaste. Aguantan bien en zonas con mucho tránsito, donde se colocan de manera sencilla y rápida. Para su instalación, no es necesario retirar el pavimento anterior, sino que se pueden colocar sobre la mayoría de las superficies.

Suelos laminados: Intafloor, Homfloor, Roysol

 En general, los suelos laminados son paneles (láminas) fabricados con virutas de madera unidas entre sí por resinas de gran consistencia. Esta peculiaridad aumenta su resistencia frente a la humedad, los impactos o los arañazos. Lo habitual es que tengan una base compuesta por un tablero de fibras de alta densidad (machihembrado), una capa decorativa de melamina que imita el dibujo y la textura de la madera y una película transparente que protege el conjunto.
Son suelos fabricados con materiales sintéticos y derivados de la madera, que permiten un ahorro de tiempo en su colocación, ya que además no necesitan ser acuchillados ni barnizados. Si se hiciera, se estropearía la capa transparente protectora.

Con frecuencia, la base de los suelos laminados se impermeabiliza para evitar el paso de la humedad. Algunos productos, incluso, disponen de cantos sellados para evitar filtraciones y una capa inferior que se coloca debajo de todo el conjunto y que frena el paso del agua hacia las capas superiores.
De esta manera, se consigue que el panel no se humedezca ni se deforme, por lo que en ocasiones se admite su uso en estancias como la cocina o el baño. En lugar de recurrir a madera tratada, algunos suelos laminados se pueden instalar en estancias con tendencia a acumular humedad, aunque conviene consultar esta posibilidad previamente.
Por otro lado, se trata de materiales cálidos que, al igual que la madera, se pueden colocar sobre sistemas de calefacción radiante. No obstante, en este caso, conviene también asegurarse de su resistencia al calor. Algunos fabricantes establecen una temperatura máxima a partir de la cual el suelo puede deteriorar

Imágenes de suelos laminados

Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados Suelos laminados